<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d23395282\x26blogName\x3dNo+al+silencio+3.1\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://noalsilencio.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_CO\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://noalsilencio.blogspot.com/\x26vt\x3d130919832211684596', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

No al silencio 3.1

Crónicas de un transeunte citadino

UNA ESQUINA CASI OLVIDADA

sábado, septiembre 16, 2006

58 años después, la gente pasa como si nada por la esquina de la Jiménez con carrera séptima. Allí, el ruido de los buses se deja oír mientras los transeúntes caminan desprevenidos por el lugar donde Jorge Eliécer Gaitán fue asesinado por Juan Roa Sierra. Algunos, si acaso, se detienen a mirar por un momento las placas que se han puesto en memoria del caudillo, pero la inmensa mayoría pasa de afán, pensando en sus propios asuntos.

El abogado Álvaro Ezpeleta iba tarde al Edificio Menqueteba; necesitaba examinar un expediente judicial. Irónicamente, encima del muro donde todos los nueves de abril algunos nostálgicos todavía ofrendan flores a Gaitán se ven toneladas de expedientes como el que inquietaba a Ezpeleta; de procesos que, como el del caudillo, aún están a la espera de ser resueltos.

La duda sobre quién ordenó el asesinato ha estado flotando en la imaginación histórica nacional. Se ha dicho que fue Laureano Gómez, o una conspiración de políticos conservadores que no querían que Gaitán llegara a la silla presidencial. Incluso se sostuvo que el homicidio fue ordenado por un espía a las órdenes de la Revolución Cubana, pero hasta hoy nadie puede responder a esa pregunta sin temor a equivocarse.

El reloj de la Iglesia de San Francisco, que queda cruzando la séptima, marca las cinco y quince desde hace mucho tiempo. Cuando mataron a Gaitán, marcaba la una y cinco de la tarde. Desde ese momento, la historia de Bogotá se partió en dos: la muerte del caudillo desató el movimiento popular más importante que ha visto la capital, el Bogotazo. Durante las pocas horas que duró, causó destrozos e intentó vengar la muerte de la persona que encarnaba su esperanza en un país mejor. Su primera víctima fue Roa Sierra, cuyo cadáver terminó con dos corbatas en su cuello.

Hoy es difícil imaginar tal concentración de gente en una esquina tan agitada. A la derecha del muro hay un local de comidas rápidas; a la izquierda, un billar. En 1948 el tranvía pasaba plácidamente sobre sus rieles, hoy los buses rojos del Transmilenio llevan a la estación Museo de Oro a centenares de afanosos transeúntes. Hoy, el sol hacía que el color crema de las placas se viera más brillante. En ese entonces, el cielo gris hacía más tétrica la escena del muro manchado de la sangre del caudillo.

Las cosas han cambiado en estos 58 años. El recuerdo de Gaitán es resucitado a medias por aquellos nostálgicos como Carlos Moreno de Caro y Alfonso López Michelsen, que mandan a hacer placas para que los transeúntes no se olviden de que allí murió un caudillo. Sin embargo, ni al árbol que se mece plácidamente con la brisa fría que baja de los cerros, ni la silla de madera gastada que está al frente del lugar parecen demasiado perturbados. Los transeúntes de hoy día, al contrario de los de 1948, tampoco parecen estarlo.

escribió José Luis Peñarredonda, 6:45 p. m.

8 Comments:

Falta decir claro McDonalds en lugar de comidas rápidas. En la esquina en la que debería haber un monumento nacional, una estatua aunque sea, un ministerio, o por lo menos un colegio, mínimo un museo sobre el bogotazo, hay un McDonalds.
Me encantan sus crónicas urbanas. Su relato perfila a la perfección la amnesia histórica que consume a Colombia. La esquina de la Jiménez con Séptima (o Calle Real) bien podría constituirse en el símbolo por excelencia de nuestro desarraigo y nuestra apatía nacional. Qué día se jodió Colombia? El 9 de abril de 1948. Y nadie lo recuerda.

Saludos.
MAZO: Sí, hay un McDonalds. Podía haber sido un Presto o un Juan Valdez si quiere, incluso un Artesanías el Zipa o un Ministerio de Justicia... Pero da igual, el problema no es de hamburgesas sino de amnesia. Gracias por su comentario

STULTA: Apatía hacia lo que nunca deberíamos olvidar, precisamente. Gracias por sus elogios y su comentario.
el dia en que se jodio colombia, algun dia tambien encontraremos el dia que se recupero COLOMBIA
dijo Anonymous Anónimo, 17/12/2006, 8:09:00 p. m.  
el dia que se jodio colombia, algun dia tambien encontraremos el dia que se recupero Colombia
dijo Anonymous handres, 17/12/2006, 8:13:00 p. m.  
No hay que ponerle tanto pereque viejo. No estará esperando que cada vez que pasemos por allí nos arrodillemos a rezar. Gaitán se salvó de ser descubierto en una de las tantas mierdas en que andan los políticos porque lo mataron y como acá en el país del sagrado corazón el que murió es alma bendita entonces que "coloquen un ministerio dode cayó el caudillo"....qué va, pura mierda.... y de la mierda política que peor huele.
dijo Anonymous Anónimo, 22/02/2007, 11:34:00 p. m.  
Brindo porque Chávez no termine así!
Dsd Arg,
Felipe
Buenas historias! Buena redacción: Buen Blog!
dijo Anonymous Anónimo, 6/06/2007, 1:01:00 p. m.  
Muchos dicen que Colombia se jodio el 9 de abril del 48, pero sin usar tantos medios terminos, a Colombia ese dia la jodieron los mismos Colombianos, me gusto mucho la teoria que lei en un blog llamado porquemefuidecolombia, se los recomiendo, y paz en la tumba de Gaitan y de todos los Colombianos victimas de la violencia desde ese dia
dijo Anonymous Anónimo, 7/03/2008, 8:14:00 p. m.  

Comente